Una ola de iniciativas para una mayor sostenibilidad y mejora del medio ambiente

Hoy en día casi todo está hecho de plástico, basta mirar la etiqueta de la ropa que llevamos u observar cuidadosamente los objetos que nos rodean: dispositivos electrónicos, mobiliario, productos desechables…. estamos en contacto constante con elementos producidos a partir del plástico. En parte es maravilloso que el ser humano haya sido capaz de crear un componente de tal manejabilidad, durabilidad y resistencia que permita elaborar todo tipo de objetos, pero como contrapartida, es importante concienciar sobre las consecuencias que tienen su sobreconsumo y el tratamiento actual que se le está dando a los residuos, para atajar cuanto antes su impacto medio ambiental.


Reinhard Schneider, CEO de Werner & Mertz, apunta hacia los circuitos cerrados como la opción más sostenible para la gestión del plástico y sobre todo, para la gestión de residuos, clave para la mejora medio ambiental

Porque un envase de plástico necesita entre 500-1000 años para descomponerse y el 40% del plástico que se fabrica va destinado a embalajes o productos de un solo uso. En los últimos 10 años hemos producido más plástico que en toda la historia de la humanidad por lo que hay una sobre producción y además de todo ese plástico sólo un 9% se recicla, el 12% se quema (generando emisiones de CO2) y el resto inunda nuestro ecosistema. De hecho 9 millones de toneladas de plástico acaban en el océano cada año y el 75% terminan en su fondo, provocando graves consecuencias en los ecosistemas marinos.

Además, existe un problema gravísimo con los llamados micro plásticos, partículas de menos de 5 mm de plástico que flotan en los océanos. Se estima que actualmente pueda haber cerca de 51 trillones de estas diminutas partículas que son ingeridas por todo el tipo de vida marina, pasando automáticamente a formar parte de nuestra cadena alimenticia.

La previsión actual es que, si persisten este nivel de producción y gestión de residuos, en 2050 habrá aproximadamente 12.000 millones de toneladas de basura plástica en vertederos o en el medio ambiente.

Y la solución no pasa por prohibir el plástico porque, si analizamos las alternativas, veremos cómo algunas tienen mayor impacto medioambiental, por lo tanto, la clave está en fomentar la implementación de sistemas de retorno de envases y en apoyar medidas basadas en la economía circular, que apuesten por la reutilización de la materia prima.

La marca Frosch, además de ser pionera en el desarrollo de productos ecológicos, presentó su Iniciativa de Plásticos Reciclados en un evento celebrado el pasado 30.01.2019 en Madrid bajo el lema #compromisoFrosch.

Frosch es el ejemplo de que es posible crear productos de limpieza ecológicos en botellas 100% reciclables y 100% recicladas, sin presencia de micro-plásticos en sus fórmulas garantizando un “circuito cerrado de reciclaje” que evite el “depósito” de residuos en el océano.

©2019 Frosch #LimpiarSinEnsuciar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?